Definición de solidaridad

La solidaridad es un sentimiento y a la vez una relación social que se dirige especialmente hacia otro ser humano. La solidaridad es el sentimiento de empatía hacia el otro, sentimiento de piedad o empatía por el sufrimiento que según Jean-Jacques Rousseau es instintivo en el ser humano. La solidaridad establece lazos de igualdad entre los individuos.

Solidaridad y caridad: sus diferencias

Cabe mencionar la distinción entre la solidaridad y la caridad, la solidaridad es una relación de igualdad, de horizontalidad entre los seres humanos. En cambio, la caridad se brinda verticalmente entre los hombres, quien posee cierto nivel de poder actúa caritativamente con el desvalido.

La solidaridad trasciende los límites raciales, etarios, sexuales, de credo religioso o ideológico, nacionales, etc. La solidaridad establece paridad, brinda respeto hacia el otro y sostiene una relación de respeto y dignidad.

Es uno de los valores humanos por excelencia y se define por la colaboración mutua más allá de cualquier tipo de barrera que pudiera separar a los seres humanos.

Características de la solidaridad

Especialmente, el sentimiento de solidaridad florece ante las grandes desgracias que suceden en el mundo, grandes desastres naturales, conflictos bélicos son los más usuales. Por medio de la solidaridad miles y millones de personas pueden recibir una ayuda, aquellos que se encuentran sufriendo las penurias encuentran los recursos necesarios para sobrellevar su situación.

La solidaridad nos permite sentirnos unidos a otras personas desarrollar sentimientos de pertenencia a un grupo social más amplio al trabajar por un bien en común.

La solidaridad en sociología

La solidaridad ha permitido el desarrollo de las sociedades, el individuo por sí solo no cuenta con las posibilidades de producir todo lo que necesita, por lo tanto necesito de la asociación y colaboración, principios básicos de la solidaridad, para sus sustento. La necesidad del otro completa al individuo, establecer lazos sociales firmes son la base de la prosperidad social.

El sociólogo francés Emile Durkheim establece introdujo una especificación del término. Distinguió entre la solidaridad mecánica y la orgánica, el traspaso del primer tipo de solidaridad hacia el segundo depende del desarrollo de la sociedad:

1. La solidaridad mecánica: se da en los países poco desarrollados, en tanto que el nivel de complejidad en las actividades laborales es mínimo, los criterios de edad y de sexo son los que organizan a las personas y a las actividades laborales.

Lo producido alcanza para la supervivencia del otro, no hay necesidad de delegar en otros para producir el necesario para subsistir, por lo tanto el nivel de lazos sociales que se establecen es bajo.

2. La solidaridad orgánica: se destaca por una alta complejidad y especialización de los individuos. El individuo se encuentra en estrecha interdependencia del resto.

Partiendo de estos supuestos es que se da una fuerte cohesión social y solidaridad grupal. La “solidaridad orgánica” es característica en este tipo de sociedad, esta hace referencia a que cada uno depende del resto, ya que no es capaz de producir todos los recursos que necesita. Esta sociedad es la que caracteriza a las sociedades desarrolladas.

La importancia de la solidaridad

(Solidaridad)

(Solidaridad)

La solidaridad sirve para la trascendencia de todo el género humano, las civilizaciones dependen del grado de cohesión del grupo.

Con el advenimiento del individualismo, los sujetos se aíslan del resto para ocuparse de sus asuntos privados, y dejando de lado la cuestión pública.

El desafío de las sociedades contemporáneas es fomentar en los individuos el sentimiento de pertenencia y de solidaridad social.

Desde este punto de vista, el mercado actúa estableciendo relaciones entre bienes materiales, y aislando a los individuos unos de otros. La solidaridad no se ve beneficiada por la acción del mercado que impone una relación de competencia entre los productores.

Comments are closed.