Definición de Planeación Estratégica

¿Qué es la Planeación Estratégica?

Todo individuo, asociación, corporación o empresa tiene un objetivo, se podría llegar a decir que todo grupo humano que se reúna por algún tipo de interés en general, se plantea primero un modo con el cual poder alcanzar las metas deseadas, ya sea a corto, mediano o a largo plazo.

(Planeación Estratégica. Ilustración)

(Planeación Estratégica. Ilustración)

El planeamiento estratégico consiste entonces en el diseño del modo en que se va a organizar la actividad y los procesos aplicados con los cuales obtener los resultados buscados.
En resumen, “planear” se trata de diseñar un futuro e identificar las formas para lograrlo.

Características de la planeación estratégica

La planeación estratégica es un ordenamiento en etapas que persigue el objetivo de identificación es problemas y oportunidades. Sirve para examinar el presente y brinda importantes datos a la hora de proporcionar un método para alcanzar un fin específico.

Plantear profundamente una estrategia es por un lado una cuestión de evaluación de medios y recursos. Parte de la selección de los objetivos prioritarios y de la selección de los recursos más adecuados, certificados o no, para su realización. Los recursos poco eficientes son descartados por este motivo.

Dentro de la evaluación de recursos es de suma importancia hacer el conteo del presupuesto con el que se cuenta. Este es fundamental para lograr los objetivos con el sustento económico estable durante toda la realización del proyecto. El presupuesto limita o potencia la capacidad de recursos con los que se cuenta para la realización y concreción de metas.

La planeación estratégica en el tiempo

La planeación estratégica es un ordenamiento en etapas que persigue el objetivo de identificación de problemas y oportunidades. Sirve a examinar el presente y brinda importantes datos a la hora de proporcionar un método para alcanzar un fin específico.

Este proceso puede ser a corto o largo plazo. En algunos casos en particular no hay tiempo estipulado sino que se acaba cuando ya se han obtenido ciertos resultados que se esperaban.

Como por ejemplo cuando, más allá del planeamiento, los recursos son escasos o el trabajo se ve afectado por algún factor externo que dificulta su concreción, y el tiempo se extiende más de lo previsto se rediseñan las operaciones y se reorganizan las etapas pero el objetivo concreto no varía.

Los objetivos a la hora de planear

Los objetivos deseados pueden ser de los más simples hasta de los más complejos. A medida que aumenta la complejidad, en la mayoría de los casos se requiere de la movilización y pone más procesos en marcha.

Por este motivo es que la organización global del diseño prevé una sectorización, es decir, delegar a cada parte que la conforma una tarea específica.

Esto es muy útil para logras dos cuestiones básicas, que son las siguientes:

  • Hacer más eficaces los recursos, tanto materiales como humanos.
  • Reducir los tiempos de labor. Esto se alcanza cuando a cada sector se le asigna un objetivo en particular.

El rol del director

Conjunto con lo anterior es que la planeación estratégica generalmente cuenta con la presencia de un director, que es el encargado del diseño general y responsable de la realización de cada una de las etapas del mismo. Para ello, cada sector, cuente con encargados o no, debe reportar la situación en que se encuentra su tarea específica al director.

Por último, la planeación estratégica requiere de compromiso constante de todas sus partes. Es muy útil que cada sector o individuo conozco la meta global y los objetivos parciales. De este modo es más seguro su trabajo en pos del fin en común. Y además se asegura que con tal aceptación el grupo humano se vea fortalecido.

Comments are closed.