Definición de Meta

¿Qué es “meta”?

El vocablo meta puede hacer referencia a varios conceptos, entre ellos se utiliza como prefijo para designar que algo es “posterior a”, está “más allá”, “acompaña a”, está “entre” o sufrió un cambio.

Algunos ejemplos son “metamorfosis” y “metaplasia” (cambios de forma), “metáfora” (más allá del significado de una frase), “metástasis” (posterior al foco inicial de un cáncer, propagación de éste) y “metafase” (después de la profase mitótica).

(Meta empresarial. Ilustración)

(Meta empresarial. Ilustración)

“Meta” en química orgánica

Otra acepción de “meta” es la utilizada en química orgánica, mediante la cual se señala que un derivado del benceno tiene un grupo sustituyente en posición del carbono 3 del anillo. En este caso, el término “meta” se coloca antes de nombrar al grupo sustituyente en el nombre del compuesto. Por ejemplo, el meta-metilfenol.

La “Meta” como concepto deportivo

En deportes como el fútbol, se le dice meta al arco, que es la estructura compuesta por dos postes paralelos y uno superior, que delimitan la zona donde debe entrar la pelota para marcar un gol o tanto.

Y en deportes con vehículos a motor, a la línea que debe pasar el vehículo para finalizar la carrera.

La meta como logro

Por último, una de las acepciones más utilizadas del término es para hacer mención de la finalidad de realizar una acción, es decir, lo que se quiere lograr con la realización de ésta.

Por ejemplo: “La meta de la empresa es mejorar la calidad del producto” o “Mi meta para este año es juntar dinero para poder viajar a visitar a mi familia”. El significado de meta puede sonar muy similar al concepto de “objetivo”. Sin embargo, no son exactamente lo mismo, aunque muchas veces se utilicen por igual.

Una meta sería un fin menor que se utiliza para lograr un objetivo o fin mayor, y podemos ejemplificarlo como: “La meta de la empresa es mejorar la calidad del producto con el objetivo de aumentar las ventas”.

El concepto de meta como finalidad de una acción puede ser usado en diferentes contextos: podemos utilizarlo en uno formal, como por ejemplo si hablamos de la meta de una empresa o un gobierno. O bien, en un contexto cotidiano, como para expresar un deseo de lograr una meta propia o de otra persona.

Comments are closed.