Definición de Luz

¿Qué es la luz?

La luz es la porción de la radiación electromagnética que puede ser percibida por el sentido de la vista, es decir, que se encuentra dentro del rango visible del espectro electromagnético.

Para entender esto debemos pasar a definir otros conceptos, como  el de radiación electromagnética, la cual es una energía propagada en forma de onda desde un lugar a otro del espacio, y el de espectro electromagnético, que es la distribución energética de todas las ondas electromagnéticas.

(Luz Artificial)

(Luz Artificial)

Con esta definición de luz estamos hablando de luz visible, sin embargo puede haber ocasiones en que se hable de luz en un sentido más amplio, incluyendo a todo el espectro electromagnético. En este último caso hablaríamos tanto de luz visible, como de luz UV, infrarrojo, rayos gamma, rayos X, entre otros.

Características de la luz

Si bien aún no hay una conclusión final con respecto a si la luz es una onda o una partícula, se cree que comparte características y propiedades de ambas.

La luz viaja a través del espacio a una cierta velocidad: 299.792.458 m/s (metros por segundo). Esta velocidad es muy grande y podemos dar un ejemplo para que sea más fácil entender esta magnitud: la luz tarda 1,26 segundos en desplazarse entre la Tierra y la Luna, las cuales se encuentran separadas por 384.400 km.

Cuando se habla de luz en la vida cotidiana, en general se hace referencia a la luz natural, que llega a la Tierra generada por el Sol, y a luces artificiales provenientes de aparatos que utilizan energía eléctrica para producirla, como las lámparas o los reflectores.

La luz tiene diversas propiedades que la hacen esencial para la vida, ya que es la que ilumina los objetos y nos permite verlos con todas sus características.

Algunas de sus propiedades más importantes son:

  • la propagación, que es el trayecto recto que recorre la luz y que genera las sombras al interponerse un objeto en su camino;
  • la  difracción, la cual se genera cuando la luz en su camino se topa con algún obstáculo (como puede ser una rendija) y cambia su trayecto (se tuerce o desvía);
  • la refracción, que hace referencia al efecto que se produce sobre la luz cuando cambia el medio por el que ésta está circulando, por ejemplo, una cucharita dentro de un vaso se ve como si estuviera “quebrada” gracias a esta propiedad;
  • la reflexión, mediante la cual ciertos objetos absorben por un momento la luz para luego reflejarla, como en el caso de una superficie de metal pulido que devuelve la imagen de lo que tiene adelante.

Existen otros fenómenos más complejos como la polarización, la dispersión y la interferencia. De todas estas propiedades se ocupa una rama de la física denominada óptica.

La luz como energía

A su vez, la luz es la energía que utilizan muchos seres vivos para llevar a cabo reacciones en su organismo. Algunos ejemplos son la acción de ésta sobre la retina, la cual a través de una molécula denominada retinal excita a la neuronas que se encargan de la visión en el ojo de muchos animales (incluido el hombre) y permite la llegada al cerebro de la información sobre la forma, color, etc. de un objeto.

Todo esto en sí, es lo que permite percibir muchas de las propiedades antes mencionadas (como por ejemplo la difracción). Por otro lado, la luz estimula la fotosíntesis en las plantas, permitiendo que estas generen sacáridos (azúcares) a partir del dióxido de carbono que toman el aire y del agua que toman de la tierra.

La luz en la historia

El concepto de luz se fue desarrollando a lo largo de la historia y tuvo muchas teorías diferentes. Los primeros aportes fueron alrededor de cuatro siglos antes de Cristo y a partir de allí fueron evolucionando en complejidad.

Se pasó por teorías que sostenían que los objetos desprendían imágenes o que la luz viajaba a través de éter; luego, en el siglo XIX se realizaron los mayores avances en el campo, hasta el día de hoy, donde se encuentra en auge la teoría de la dualidad onda-partícula, como se explicó al comienzo del texto.

Comments are closed.