Definición de Humedad

¿Qué es la humedad?

La humedad (del latín humiditas) es la cantidad de vapor de agua presente en el aire o en una superficie.

Es una propiedad climática, ya que la proporción de humedad en el aire varía según la latitud y la longitud, y según otras propiedades como la presión atmosférica y la temperatura. La humedad del aire se mide a través de un higrómetro (que puede ser de absorción o eléctrico).

(La humedad es la cantidad de vapor de agua presente en el aire o en una superficie)

(La humedad es la cantidad de vapor de agua presente en el aire o en una superficie)

¿Cómo se mide la humedad?

Existen dos mediciones de la humedad ambiental diferentes: la humedad absoluta refiere a la cantidad de vapor de agua presente en el aire y se expresa en gramos por metro cúbico de aire.

Mientras que la humedad relativa es una proporción entre la cantidad de vapor de agua presente en el aire y la cantidad de vapor de agua necesaria para que se produzca una saturación. Ambas formas de medición de la humedad se ven afectadas por la temperatura.

Cuando la humedad relativa es del 100%, se alcanza el punto de rocío, momento en el que ocurre la condensación y se forma un afina película de agua sobre las hojas de las plantas y los vidrios y ventanas.

Impacto de la humedad

La humedad ambiental tiene gran importancia en el desarrollo de las plantas, y por lo tanto en la flora y fauna propias de una región.

También tiene efectos directos sobre los seres humanos, ya sea de manera directa, por ejemplo en la frecuencia con que se dan casos de afecciones respiratorias o en la facilidad con que se evapora la transpiración, o bien de manera indirecta, por ejemplo en las actividades agropecuarias que se pueden desarrollar en una región con determinado nivel de humedad en el suelo.

El nivel de humedad en el aire afecta la cantidad de agua que los cultivos pueden absorber, y por lo tanto el nivel de riego adecuado para el crecimiento óptimo de la planta.

Cuanto menor es la humedad del aire, mayores son las necesidades de riego, ya que cuando el aire es menos húmedo, aumenta el gradiente de humedad de los estomas de las hojas y las plantas transpiran más, perdiendo agua más rápidamente.

La humedad también se da en el interior de los hogares, dependiendo de la zona donde se encuentre la vivienda y de los materiales con lo que esté construida. Cuando se alcanza cierto nivel de humedad en las superficies, suele producirse un crecimiento de moho, que requiere de ambientes húmedos para desarrollarse y proliferar. Además, la humedad suele deteriorar las paredes y techos, y puede resultar en un riesgo grave para las personas alérgicas.

Una buena ventilación en los todos los ambientes de la casa, evitar tener encendidas las estufas a una temperatura demasiado alta (ya que el aire caliente genera más humedad que el frío) y evitar que se genere vaho al cocinar o al bañarse son algunas maneras de evitar tener problemas de humedad.

Comments are closed.