Definición de Emoción

¿Qué es “emoción”?

El concepto de emoción tiene raíz latina en la palabra emotĭo, de “movimiento o impulso” que ampliada con la definición de la Real Academia Española que la concibe como una alteración anímica.

(Emociones. Ilustración)

(Emociones. Ilustración.)

Puede determinarse como un impulso psicofísico que altera momentáneamente el estado de ánimo. Es el resultado de un aspecto cognitivo, de una actividad compleja del Sistema Nervioso Central, el sistema nervioso autónomo y el sistema límbico, o componente fisiológico, y que se manifiesta físicamente en respuesta a un estímulo externo.

El componente subjetivo de la emoción, objeto de polémica, puede decirse que es producto de la necesidad del individuo de estructurar su entorno.

Las emociones según distintas escuelas

La psicología es el campo que ha estudiado y ha desarrollado teorías sobre la emoción, que permiten estudiarla de acuerdo a las diferentes escuelas:

1. Teoría Psicoanalítica:

Para Freud, hay dos elementos que son inherentes a la emoción, por un lado, la necesidad de una descarga de energía física; por otro lado, sentimientos de placer o displacer.

Para comprender el funcionamiento de ambos elementos, se debe tener en cuenta la relación que existe entre el sujeto y el objeto, o la persona, que produce la emoción. El sujeto, que mantiene reprimido en el inconsciente un deseo sexual de la infancia, pone en juego su deseo hacia un objeto o una persona, y cuando la energía instintiva almacenada en el subconsciente alcanza niveles de stress, aparece la necesidad de descargarla hasta alcanzar un nivel aceptable para el sujeto.

Si la descarga no se realiza a través de una conducta sexual, que sería la vía más adecuada para el deseo, se ponen en funcionamiento las emociones, que son mecanismos de seguridad reservados por el subconsciente, válvulas de escape.

2. Teoría Conductista:

Se basa en una tesis de John Watson que se refiere a la emoción como una simple reacción, que pone en funcionamiento cambios en el sistema límbico y otros mecanismos corporales, cuya causa es la situación, es decir,  el mismo sujeto presentará en mayor o menor grado la misma emoción frente a una situación similar.

La tesis de Watson se centraba en patrones-reacciones (Pattern-Reaction); la emoción, como una reacción heredada, que se modifica rápidamente en los niños, y que al crecer éstos, dificultan la diferenciación entre ellas en etapas más avanzadas de su adultez.

Burrhus Skinner amplió la tesis de esta corriente, reconociendo los componentes externos y fisiológicos, y tomando a estos últimos como un determinado tipo de comportamiento orientado a obtener un resultado. Una mujer que da una cachetada a un hombre, es una clara demostración de haber recibido una ofensa e ilustra lo que propone esta teoría, la predisposición para actuar de una forma determinada.

3. Teoría Cognitivista:

Uno de los grandes exponentes es el científico Estadounidense Marvin Minsky, que ha desarrollado investigaciones en materia de inteligencia artificial y sostiene que la emoción es inseparable de la razón.

Postula que la emoción se manifiesta de forma primaria para expresar una necesidad, como el hambre, el frío, la sed. Luego, el proceso de exteriorización emocional tiene una gradual disminución con la edad del sujeto, ante un momento desagradable un bebé llora y un adulto puede realizar una mueca. Y por último, el modo más complejo del proceso, que es el control de las señales emotivas con fines específicos.

Las emociones biológicamente universales

Los tipos y clases de emociones biológicamente universales que actualmente están catalogadas, fueron investigadas por el psicólogo Paul Ekman y agrupadas en Positivas: Alegría, Diversión, Complacencia o contento, Entusiasmo o excitación, Orgullo, Alivio, Satisfacción, Placer Sensorial, Felicidad, Sorpresa; y Negativas: Tristeza, Desprecio o desdén, Bochorno, Culpa, Vergüenza, Ira o rabia, Repugnancia, repulsa, asco o repulsión y Miedo o temor.

Comments are closed.