Definición de Ecosistema

¿Qué es un ecosistema?

Un ecosistema es una unidad biológica y funcional, un sistema de elementos que se interrelación entre sí, formado concretamente por el conjunto de las relaciones que se establecen entre organismos vivientes, y entre estos y su medio físico y químico.

(Un ecosistema es un sistema de elementos que se interrelación entre sí)

(Un ecosistema es un sistema de elementos que se interrelación entre sí)

Origen de la palabra “Ecosistema”

Este concepto es originario de la década de 1930 gracias a la obra de los botánicos Roy Clapham y Sir Arthur Tansley, quienes dieron origen a la ecología, entendida como el estudio científico de los ecosistemas.

El ecólogo Robert Whittaker profundizó el concepto de ecosistema a través de la distinción de las medidas de la diversidad de los ecosistemas: diversidad alfa, que refiere al número de especies vivas, diversidad beta, que compara ecosistemas en diferentes condiciones medioambientales, y diversidad gamma, que mide la diversidad geográfica de una región.

Características de los ecosistemas

Todo ecosistema se compone de dos elementos principales: por un lado, el conjunto de los organismos vivientes, conjunto al que se denomina biocenosis, y por el medio físico abiótico al que se denomina biotopo.

La biocenosis incluye a los organismos autótrofos (que producen su propio alimento en base a material inorgánico) como las plantas verdes, a los organismos heterótrofos (que se alimentan de otros organismos) como los animales herbívoros y carnívoros, y los organismos saprófagos (que descomponen a otros organismos muertos) como las bacterias y los hongos. El biotopo, por otro lado, abarca el clima local, los nutrientes del suelo, la energía solar, las condiciones de la atmósfera, etc.

Todas las especies de un ecosistema (tanto organismos unicelulares, como plantas y animales) están relacionados entre sí por procesos de transmisión y transformación de materia y energía, que pueden adoptar diversas formas, entre ellas la depredación, la fotosíntesis, el parasitismo, etc.

Cada una de estas relaciones es lo que se denomina un nivel trófico, y permiten clasificar los ecosistemas en maduros o inmaduros, según los niveles tróficos que posean: los primeros tienen una cadena numerosa, que incluye productores, consumidores primarios, secundarios, terciarios, cuaternarios y finalmente descomponedores, que retroalimentan el sistema.

Los segundos, por el contrario, no suelen pasar de los consumidores secundarios, fenómeno que se debe generalmente a ambientes con poco oxígeno o poca luz solar.

Los ecosistemas y la energía

Todos los ecosistemas implican un proceso de transformación de energía, que ingresa al sistema proveniente del sol como energía radiante (o de las chimeneas submarinas en muchos de los ecosistemas oceánicos), que luego es transformada en energía química por los organismos autótrofos, y que se va transformando sucesivamente a lo largo de los consumidores y finalmente sale del sistema en la forma de calor y desechos.

Los ecosistemas tienen un funcionamiento básico general, independientemente de la zona geográfica y la extensión que tengan. Todos requieren una fuente de energía, y un suministro de agua y minerales, y en todos se debe dar un movimiento continuo de los materiales y la energía, pasando de un nivel trófico al siguiente, para finalizar en un proceso de reciclado de materiales y expulsión de energía, que le permite al sistema organizarse.

Los límites de un ecosistema

Si bien las fronteras entre un ecosistema y otra pueden distinguirse mediante la ausencia de relaciones entre las especies, las zonas de transición que se dan entre ecosistemas próximos son denominadas ecotonos. No obstante, los límites de un ecosistema dependen en gran medida del ecólogo y del tipo de investigación que éste realice.

Un ecosistema puede abarcar desde una selva, un bosque, una llanura o una isla, hasta un árbol (con todas las especies de microorganismos e insectos que habitan en el) o el sistema digestivo de un ser humano (donde habita un numerosa flora intestinal).

El mayor ecosistema es la ecósfera, término que refiere al conjunto de todos los seres vivos de la Tierra y sus relaciones con el entorno abiótico del planeta. La ecósfera incluye a su vez a todos los demás ecosistemas como subsistemas más restringidos y delimitados.

Comments are closed.