Definición de Costumbre

¿Qué es la Costumbre?

La costumbre es una acción reiterada, común  y  repetida en el tiempo que genera conciencia de obligatoriedad para quienes la ejecutan.

Características de las costumbres

Es necesario entonces que se cumplan determinadas características, implícitas en su definición, para que pueda llamarse costumbre a algo. Tendrá por ende componentes objetivos y subjetivos.

Caracteres objetivos:

  1. Continuidad: deben tener una cierta duración en el tiempo para ser consideradas una costumbre. La simple repetición sin continuidad temporal no es suficiente, ya que debe revelar, ya sea expresa o tácitamente, la aceptación general del grupo. En el derecho canónico se estableció cierto número de años para aceptar la costumbre.
  2. Uniformidad: Esto se debe a que la semejanza o igualdad de ciertos comportamientos ante circunstancias iguales demuestra una reacción idéntica, lo que es condición para admitir a la costumbre como regla.
  3. Generalidad: El sentido de esta cualidad es que todo el grupo realice y respete la fuerza coercitiva de las conductas. Si dentro de una comunidad determinada, solo una parte o un sector la realizara, no podría sostenerse que es general, y por lo tanto dejaría de ser costumbre.

Caracteres Subjetivos:

Tienen un sentido positivo y otro negativo. El sentido positivo se vincula con la persuasión de las personas que al seguir el uso o práctica están cumpliendo con algo debido y que de no hacerlo, podría acarrear una sanción jurídica, moral, religiosa, etc.

En el sentido negativo, hay ciertos actos o hábitos que no obstante se encuentran generalizados, la opinión pública los descalifica racionalmente, limitándose a tolerarlos pero sin prestarles apoyo, por ejemplo la comercialización y consumo de cigarrillos cuya práctica es común, pero no se la aprueba y se trata de limitarla.

Clases de costumbre

  • Secundum legem: Del latín, según la ley o de acuerdo a la ley, es la que se aplica por mandato de una norma positiva. Por ejemplo, cumplir las leyes de transito que indican que se circula por el carril derecho de una avenida, es seguir una costumbre de acuerdo a la ley.
  • Praeter legem: O que llena los vacíos de la ley, es aquella que ante el silencio de la ley o ante alguna laguna del derecho, viene a suplir, a complementar, es norma al margen de la ley la contemple para tal fin.
  • Contra legem: es la que no respeta los mandatos y las prohibiciones de la ley. Son hechos generalizados que no cumplen la ley o bien son contrarios a ella, reemplazando la conducta que demanda la norma. Este tipo de costumbre no puede ser derogatoria, pero puede ocasionar que la norma caiga en desuso cuando la jurisprudencia llegase a admitir la existencia y el valor de la costumbre que no la cumple.

Las costumbres como fuente de derecho

En el ámbito internacional la costumbre también tiene valor como fuente del derecho, entre otras, como los tratados. El funcionamiento de la prueba es similar, aquel que detenta la existencia de una costumbre debe probarla.

La costumbre, fuera de los ámbitos legales y políticos internacionales, se desenvuelve en diversos aspectos de la vida de los hombres, desde lo religioso, lo moral, lo comunitario, barrial, educativo, e incluso individualmente es capaz de construirse sus propias costumbres.

Lo realmente difícil es cómo congeniar todas ellas en una misma sociedad. Aun con discrepancias en muchas de ellas, habrá determinados hábitos que se compartirán dentro del territorio de una localidad, provincia y país, que determinará su carácter nacional. Comportamientos que se irán transmitiendo de una generación a otra, que podrán mantenerse o modificarse en el transcurso del tiempo.

Comments are closed.