Definición de Contabilidad

¿Qué es “contabilidad”?

La contabilidad es una metodología que se utiliza para estudiar la situación económica y financiera de un ente económico, sea este una empresa, un gobierno u otro tipo de organización.

(Contabilidad. Ilustración)

(Contabilidad. Ilustración)

La contabilidad recurre a métodos de registro, medición, clasificación, interpretación, comparación y comunicación para facilitar la toma de decisiones vinculadas a la viabilidad financiera o la productividad económica.

Esto se logra a través de un modelo contable, que registra de manera sistemática toda la información vinculada a la utilización y asignación de recursos. También se utilizan los estados contables o financieros, que consisten en un resumen de la situación y el patrimonio de la entidad estudiada en un momento particular.

Si bien algunos consideran a la contabilidad como una ciencia, es más exactamente una herramienta de investigación y planificación económica, que puede ser utilizada tanto para obtener información sobre el funcionamiento de una organización por parte de economistas, como para proyectar el crecimiento económico de una empresa por parte de empresarios y accionistas.

Tipos de contabilidad

Pueden clasificarse los tipos de contabilidad de tres maneras distintas. Por un lado, si lo que se toma en cuenta es el tipo de organización de la que se hará un análisis contable, se pueden distinguir la contabilidad pública, que analiza los ingresos y los gastos que se dan en el Estado de un país (entendiendo que el Estado es una entidad económica).

Por otro lado, la contabilidad empresarial, que analiza las relaciones económicas y financieras de las empresas (sean éstas privadas o públicas, la entidad económica es en este caso la empresa)

Y por último, la contabilidad social, que analiza las relaciones económicas y financieras entre el Estado y los individuos particulares.

Por otro lado, también se puede distinguir la contabilidad según si se enfoca en los procesos económicos al interior de una organización, tales como costos e ingresos, en cuyo caso se habla de contabilidad de gestión, administrativa o interna.

O bien, si se enfoca en las relaciones financieras de la organización con otros agentes económicos (inversores, clientes, proveedores, competidores), en cuyo caso se habla de contabilidad financiera o externa.

Mientras que la primera maneja información interna de la empresa, que suele ser confidencial, y sus métodos no están sujetos a regulaciones, la segunda suele estar formalmente regida por normas y leyes que establecen la obligación de divulgar parte de la información.

Otra clasificación posible distingue entre la macrocontabilidad o contabilidad nacional, que establece una representación sistemática de toda la actividad económica de un país durante un período de tiempo, tanto del Estado como de los agentes privados.

Y la microcontabilidad, que analiza la situación económica de pequeñas unidades económicas, sean públicas o privadas.

Registro contable

La herramienta más básica y generalizada de la contabilidad es un registro de doble entrada, que permite medir el valor de una entidad financiera o mercantil a través de cinco cuentas diferentes: el activo, el pasivo, los ingresos acumulados, los egresos acumulados y el capital.

Cada transacción financiera que realiza la entidad se registra como un débito en una cuenta y un crédito en otra distinta. Para evitar los errores en el registro, la suma de todos los débitos debe ser igual a la suma de todos los créditos.

En la actualidad, el registro contable es manejado por los contadores en algunos casos, quienes obedecen a ciertas reglas profesionales para garantizar la fiabilidad y veracidad de los datos, o por procesos informáticos que automatizan el proceso de registro y reducen la probabilidad de errores.

Comments are closed.