Definición de Conciencia

A la hora de definir el término “conciencia“, podemos decir, en líneas generales, que es el conocimiento que se  tiene de uno mismo y de su alrededor. Con la conciencia somos capaces de percibir sensaciones, tener pensamientos y tener distintos sentimientos.

No obstante, existen diversas acepciones de estas palabras a las que les corresponden distintas características.

“Conciencia”: distintas definiciones

De acuerdo con la Real Academia Española, la conciencia es aquella propiedad que posee el ser humano de poder reconocer sus atributos esenciales y en cualquiera de todas las modificaciones que debe experimentar.

A su vez, la define como el conocimiento del bien y el mal o el conocimiento reflexivo de las cosas. Es la actividad mental a la que sólo tendrá acceso el propio sujeto. En lo que respecta a la psicología, hace referencia al acto psíquico en el que el sujeto percibe.

Esta palabra proviene del latín cum scientian que significa “conocimiento”. Por lo tanto, podemos considerar a la conciencia como el conocimiento que posee cada persona.

Conciencia en los humanos

Sin embargo, la conciencia no sólo hace referencia al conocimiento que tenemos sobre nosotros mismos y nuestro entorno, sino que también incluye lo ético y los juicios sobre el bien y el mal de las acciones que realizamos.

De acuerdo con la psiquiatría, la conciencia es aquel estado cognitivo que no es abstracto y que permite que la persona interprete y asocie los estímulos externos, es decir, la realidad.

Para realizar este proceso, la conciencia utiliza como herramienta a los sentidos para poder conectar cada estímulo externo con las asociaciones que realiza el cerebro.

Aristóteles y otros filósofos afirmaban que se considera al ser humano como el único animal capaz de razonar y que esta cualidad es la que los identifica y separa de las demás especies.

Conciencia en animales no humanos

Existe una gran controversia a la hora de definir si los animales no humanos poseen conciencia o no. Muchos psicólogos y psiquiatras sostienen que no son capaces de desarrollar una conciencia.

Sin embargo, científicos afirman que en ciertos animales se han llegado a identificar ciertos indicios que indicarían que éstos poseen altos grados de conciencia en comparación a los niveles humanos.

Tal es el caso de los mamíferos que tienen la capacidad de percibir a escala primitiva el propio “yo” y de desarrollar una inteligencia y aprendizaje mayor que otros animales.

Conciencia e inteligencia artificial

En la actualidad, con los avances tanto tecnológicos como científicos, se dio comienzo a tratar un nuevo tema que es la conciencia y la inteligencia artificial como un fenómeno emergente.

La inteligencia artificial consiste en la simulación de algún tipo de conciencia por medio de la construcción de artefactos. Los científicos que argumentan esta teoría indican que la percepción de uno mismo y la autoconciencia son procesos emergentes que poseen un resultado directo en la computación y en los algoritmos.

Además, consideran que la conciencia es una actividad física que realiza el cerebro y por lo tanto, toda acción física puede simularse por medio de la computación.

Conciencia para el psicoanálisis

En esta rama del estudio, la conciencia, además de la relación que posee con el conocimiento, tiene relación con el inconsciente.

Podemos definir a la inconsciencia como el proceso que ocurre cuando realizamos algo que tenemos reprimido debido a la moral y a los valores que tenemos impuestos por la conciencia.

Sigmund Freud fue el creador de esta teoría que hoy en día se sigue tomando como cierta y relevante. Argumentaba que la conciencia no es innata de los seres humanos, sino que las personas cuando nacen poseen un gran componente de pulsiones que se destinan a la inmediata satisfacción.

Es decir, la interacción que realizará el recién nacido con su madre y luego con el resto de su entorno logrará distintas incorporaciones relacionadas a la ética, la moral, la conducta y la cultura que provocarán la formación de la conciencia.

(Conciencia. Ilustración)

(Conciencia. Ilustración)

Los sueños ocuparán un rol importante en los seres humanos debido a que representarán aquellos impulsos primitivos que se dejan de expresar cuando las experiencias aprendidas intentan eliminarlos de la conciencia.

No obstante, muchas teorías confrontan las afirmaciones de Freud tomando la ciencia y ciertos descubrimientos como forma de argumentación. Tal es el caso de los movimientos oculares rápidos que aparecen en las distintas etapas del sueño en las que las ondas reflejadas generan similitudes a las de la vigilia.

Otra teoría que desvincula a la conciencia de la inconsciencia surge cuando Jean Paul Sartre afirmaba que la conciencia es un ente que se encuentra en constante transformación y que muchas de las funciones que realizamos conscientes pueden cambiar y programarse de una manera totalmente diferente.

En la actualidad, distintas ramas de la ciencia como la medicina, la psicología, la fisiología y las neurociencias continúan realizando estudios para poder eliminar o comprobar dentro de un corto plazo los distintos misterios o incertidumbres que existen desde hace siglos.

La aparición de la conciencia en los animales y la transformación de la misma a lo largo de la vida de los seres humanos son algunas de las teorías mas recientes sobre este tema.

Comments are closed.