Definición de Ciudadanía

¿Qué es la ciudadanía?

El concepto de ciudadanía (del latín civitas, ciudad) refiere a todos los derechos y obligaciones por los cuales un individuo (el ciudadano) está sujeto a una relación con la sociedad de la que forma parte. La cualidad de ciudadanía otorga la pertenencia a una comunidad humana organizada.

(Ciudadanía. Ilustración)

(Ciudadanía. Ilustración)

La ciudadanía ha sido delimitada de diferentes maneras según el momento y el lugar, excluyendo a ciertas personas de la condición de ciudadano según su sexo, edad, lugar de nacimiento, religión, etnia o población.

Condiciones de la ciudadanía

La ciudadanía se encuentra inscripta en el derecho, siendo reconocida por las leyes y la Constitución de los países. En ellas se establecen cuáles son los derechos y las obligaciones que configuran la ciudadanía, lo que varía según el país y según el momento histórico.

La ciudadanía se basa en el principio formal de la igualdad, que considera que todos los que gozan de la condición de ciudadanos son iguales entre sí y deben estar investidos de los mismos derechos inalienables.

La nacionalidad suele ser un requisito fundamental para gozar de la condición de ciudadano, ya que en las sociedades modernas son los Estado nación los que garantizan el cumplimiento de los derechos y exigen la realización de las obligaciones.

Existen situaciones en las cuales los derechos son temporalmente disminuidos o revocados aún si la persona cumple con la condición de nacionalidad, tales como en los presidiarios o los menores de edad, que se ven imposibilitados de disfrutar de todos los derechos de los que goza un ciudadano (por ejemplo la libertad de movimiento o la capacidad de votar).

Etapas de la ciudadanía

Pueden distinguirse tres grandes etapas históricas de expansión de los derechos de las personas en Occidente.

En primer lugar se desarrolló la ciudadanía civil, a lo largo del siglo XVIII, que reconocía la libertad de la persona y los derechos de propiedad.

En segundo lugar se desarrolló la ciudadanía política a lo largo del siglo XIX, que reconocía el derecho al voto de las masas populares y no solo de las elites dirigentes, y otorgaba el derecho a la organización sindical y política. P

or último, a lo largo del siglo XX fue desarrollándose la ciudadanía social, que reconoce el derecho a la educación y la seguridad social, en el marco de un Estado de Bienestar para la población.

También es importante considerar que la ciudadanía también se ha ido ampliando en la medida en que diversas minorías, como la población afroamericana o la indígena en países de América, han accedido a estos derechos.

La expansión más importante de la ciudadanía se dio con el reconocimiento de los derechos de las mujeres en el primer cuarto del siglo XX, que durante gran parte de la historia humana se vieron excluidas de la condición de miembros de la sociedad en igualdad de condiciones con los hombres (estando generalmente sujetas a una relación de dependencia de un hombre o incluso a una relación de propiedad).

La ciudadanía activa

La idea de ciudadanía activa refiere a una concepción de la ciudadanía adoptada por numerosas organizaciones e instituciones que sostienen que los particulares, el Estado y las empresas tienen ciertas responsabilidades y funciones con la sociedad y con el medio ambiente, que busca articular la noción de derechos y la de obligaciones con la de responsabilidades.

El ciudadano activo es entonces aquel que está dotado de derechos, que debe acatar ciertas obligaciones, y que además reconoce ciertas responsabilidades por su condición de miembro de la sociedad, respetando los derechos de los demás y exigiendo el cumplimiento de las obligaciones ajenas.

Comments are closed.