Definición de Asertividad

Cuando nos encontramos en ciertas situaciones de conflicto con otra persona; las dos formas más comunes de finalizar un conflicto pueden ser el tomar una actitud pasiva donde se acepta la crítica del otro sin demostración alguna tanto de disconformidad o de desaprobación o, de lo contrario, explotar en gritos y agresiones logrando que la otra persona se sienta incómoda o insegura en esa situación. Ninguna de estas dos opciones es la recomendable, la asertividad, en cambio, se considerará como el intermedio de estas dos actitudes, donde la persona no agrede pero tampoco se somete a la voluntad de las otras personas.

¿Qué es la asertividad?

Podemos definir la asertividad como una conducta o un comportamiento que se encuentra en el punto medio de dos otras actitudes: la pasividad y la agresividad. Es decir, la persona asertiva no se someterá a la voluntad de las otras personas y, a su vez, tampoco será agresiva con ellas, sino que respetará a las mismas y a sus opiniones.

Una persona asertiva tiene como principal fin manifestar sus opiniones y defender de esta manera sus derechos. A su vez, no tendrá inconvenientes en comunicar sus convicciones, ideas o cualquier sentimiento que sean relevantes para un determinado conflicto en medida de que su discurso no hiera las susceptibilidades de las personas que forman parte de la discusión. Deberá respetar las opiniones y los derechos del otro de la misma manera que pretende que se la respete a ella y actuar desde su interior y la autoconfianza, dejando de lado cualquier tipo de rasgo de ansiedad, rabia o culpa.

Origen de la palabra asertividad

La palabra asertividad tiene su origen latin en aserto (assertus) y su significado es la afirmación de la certeza de una determinada cosa. El sufijo -dad indica una cualidad y la palabra asertivo es sinónimo de afirmativo. Por esta razón, podemos decir que una persona asertiva afirma sus opiniones con total certeza. A su vez, el diccionario Moliner la define como la determinada cualidad de una persona que es capaz de afirmar su personalidad y, de esta manera, defender sus opiniones o ideales frente a los demás.

Andrew Salter fue uno de los primeros en utilizar esta palabra y sostenía que la asertividad es un rasgo de personalidad que no todas las personas pueden desarrollar. A su vez, afirmó que mientras una misma persona puede ser asertiva en un determinado ámbito, puede ser totalmente ineficaz en cualquier otro contexto. Salter sostenía que esta cualidad se puede desarrollar y entrenar con el fin de aumentar las situaciones donde la persona sea capaz de tener esta actitud asertiva.

¿Cómo ser asertivo?

En primer lugar, para poder tomar una actitud asertiva debemos tener un propósito en el que tomar esta cualidad. Esto quiere decir que se deben plantear una serie de objetivos, creencias, metas o ideales pensados de manera previa que representen nuestra forma de ser y nuestros pensamientos con el fin de poder comenzar a practicar este comportamiento. Otro consejo para poder desarrollar esta personalidad es que siempre se debe ser persistente en cualquiera de los objetivos que deseemos alcanzar. Debemos alcanzar la templanza en nuestro carácter para poder permanecer imputable a cualquier negativa, rechazo o comentario en contra con los que podemos llegar a encontrarnos.

Algunos aspectos positivos que tendrán como consecuencia las personas que adopten este comportamiento serán: la posibilidad de dar a conocer su opinión sobre el tema de conflicto, tener más herramientas de comunicación y realizarlo de una mejor manera, lograr que las personas que te rodean alcancen a comprender tus opiniones y, además, poder convertirse en un líder en el que los demás respeten y sigan el punto de vista que se desarrolla para cada situación. En síntesis, se podrá adquirir una actitud de éxito frente a la vida que se verá reflejado en cualquier aspecto de la persona asertiva, tanto en el ámbito laboral como en su entorno más cercano de su vida cotidiana.

Comunicación asertiva

En cuanto a la comunicación y los estilos con los que se decide afrontar esta cualidad asertiva en una persona, la asertividad incluye dos grandes conductas: la conducta verbal y la conducta no verbal.

  • La conducta verbal hace referencia a la expresión verbal de manera honesta y directa del mensaje que se desea transmitir.
  • Pero a su vez, se deberá optar por una conducta no verbal en la que se incluirán la utilización de gestos firmes, del contacto ocular directo y de cualquier otra proximidad física con la que se imponga respeto.

Comments are closed.